El cáncer epitelial de los ovarios es una afección por la que se forman células malignas (cancerosas) en el tejido que cubre el ovario.

Los ovarios son un par de órganos en el aparato reproductor femenino. Se encuentran localizados en la pelvis, uno a cada lado del útero (el órgano hueco, en forma de pera donde se desarrolla el feto). Cada ovario tiene aproximadamente el tamaño y la forma de una almendra. Los ovarios producen óvulos y hormonas femeninas (sustancias químicas que controlan el funcionamiento de ciertas células y órganos).

Las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de ovario tienen mayor riesgo de padecer del mismo.

Cualquier cosa que aumente el riesgo de desarrollar una enfermedad se llama factor de riesgo. El riesgo aumenta en mujeres que tienen un pariente de primer grado (madre, hija o hermana) con cáncer del ovario. Este riesgo es más alto en mujeres con una pariente de primer grado y una pariente de segundo grado (abuela o tía) que padecen de este tipo de cáncer. El riesgo es incluso mayor en mujeres con dos o más parientas de primer grado que padecen de cáncer de ovario.

Algunos cánceres de este tipo son ocasionados por mutaciones (cambios) genéticas heredadas.

Los genes en las células transportan la información hereditaria que recibe una persona de los padres. El cáncer de ovario hereditario representa aproximadamente 5 a 10% de todos los casos de este tipo de cáncer. Se identificaron tres estructuras hereditarias: cáncer de ovario solo, cánceres de ovario y mama y cáncer de ovario y cáncer de colon.

Las mujeres con mayor riesgo de padecer de cáncer de ovario pueden considerar la cirugía para prevenirlo.

Algunas mujeres que tienen mayor riesgo de padecer cáncer de ovario pueden optar por una oforectomía profiláctica (extirpación de ovarios sanos de manera que el cáncer no pueda crecer en ellos). En las mujeres con riesgo alto, este procedimiento mostró que puede disminuir enormemente el riesgo de padecer cáncer de ovario.

Entre los signos posibles de cáncer del ovario se incluyen dolor o hinchazón en el abdomen.

El cáncer del ovario en estadio temprano puede no causar síntoma alguno. Cuando los síntomas aparecen, el cáncer de ovario a menudo se encuentra avanzado. Los síntomas del cáncer de ovario pueden ser los siguientes:

  • Dolor o hinchazón en el abdomen.
  • Dolor en la pelvis.
  • Problemas gastrointestinales tales como gases, flatulencia o estreñimiento.

Estos síntomas pueden obedecer a otras afecciones y no al cáncer de ovario. Si los síntomas empeoran o no desaparecen espontáneamente, se debe consultar con un médico de modo que se pueda diagnosticar y tratar cualquier problema lo más pronto posible. Cuando se encuentra en sus estadios tempranos, el cáncer epitelial de ovarios se puede curar.