Se utilizan tres tipos de tratamiento estándar:

Cirugía

La mayoría de las pacientes se someten a cirugía para extirpar la mayor cantidad posible de tumor. Los diferentes tipos de cirugía pueden incluir los siguientes:

  • Histerectomía total: Procedimiento quirúrgico para extirpar el útero, incluso el cuello uterino. Si el útero y el cuello uterino se extraen a través de la vagina, la cirugía se llama histerectomía. Si el útero y el cuello uterino se retiran mediante una incisión (corte) grande en el abdomen, la cirugía se llama histerectomía abdominal total. Si el útero y el cuello uterino se extraen a través de una incisión (corte) pequeña en el abdomen utilizando un laparoscopio, la cirugía se llama histerectomía laparoscópica total.
  • Salpingooforectomía unilateral: Procedimiento quirúrgico para extirpar un ovario y una trompa de Falopio.
  • Salpingooforectomía bilateral: Procedimiento quirúrgico para extirpar ambos ovarios y ambas trompas de Falopio.
  • Omentectomía: Procedimiento quirúrgico para extirpar el epiplón (pedazo del tejido que reviste la pared abdominal).
  • Biopsia de ganglios linfáticos: Extracción total o parcial de un ganglio linfático. Un patólogo observa el tejido bajo un microscopio para identificar células cancerosas.
Radioterapia
La radioterapia es un tratamiento para el que se utilizan rayos X de alta energía u otros tipos de radiación para destruir células cancerosas o impedir que crezcan. Hay dos tipos de radioterapia. La radioterapia externa utiliza una máquina fuera del cuerpo que envía rayos al cáncer. La radioterapia interna utiliza una sustancia radiactiva sellada en agujas, semillas, cables o catéteres que se colocan directamente en el cáncer o cerca del mismo. La forma en que se administra la radioterapia depende del tipo y el estadio del cáncer que se está tratando.

Algunas mujeres reciben un tratamiento denominado radioterapia intraperitoneal, para la cual se coloca un líquido radiactivo en el abdomen a través de un catéter.

Quimioterapia

La quimioterapia es un tratamiento de cáncer que utiliza medicamentos para interrumpir el crecimiento de células cancerosas, mediante su destrucción o evitando su multiplicación. Cuando la quimioterapia se administra oralmente o se inyecta en una vena o músculo, los medicamentos ingresan en el torrente sanguíneo y afectan a células cancerosas en todo el cuerpo (quimioterapia sistémica). Cuando la quimioterapia se coloca directamente en el líquido cefalorraquídeo, un órgano o una cavidad corporal como el abdomen, los medicamentos afectan principalmente células cancerosas de esas áreas (quimioterapia regional).

La quimioterapia intraperitoneal (IP) es un tipo de quimioterapia regional utilizada para tratar el cáncer de ovarios. En la quimioterapia IP, los medicamentos contra el cáncer se llevan directamente hasta la cavidad peritoneal (el espacio que contiene los órganos abdominales) a través de un tubo delgado.

El tratamiento con más de un medicamento contra el cáncer se llama quimioterapia de combinación.

La forma en que se administra la quimioterapia depende del tipo y el estadio del cáncer que se está tratando.

Terapia biológica
La terapia biológica es un tratamiento que utiliza el sistema inmunitario del paciente para combatir el cáncer. Se utilizan sustancias elaboradas por el cuerpo o producidas en el laboratorio para reforzar, dirigir o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra el cáncer. Este tipo de tratamiento del cáncer también se llama bioterapia o inmunoterapia.
Terapia dirigida

La terapia dirigida es un tipo de tratamiento para el que se utilizan medicamentos u otras sustancias para identificar y atacar células cancerosas específicas sin dañar las células normales.

Pueden necesitarse pruebas de seguimiento.

Algunas de las pruebas que se usaron para diagnosticar el cáncer o para determinar el estadio del cáncer se pueden repetir. Algunas pruebas se repiten para asegurarse que el tratamiento es eficaz. Las decisiones acerca de seguir, cambiar o suspender el tratamiento se pueden basar en los resultados de estas pruebas. Esto a veces se llama reestadificación.

Algunas de las pruebas se seguirán repitiendo esporádicamente después de terminar el tratamiento. Los resultados de estas pruebas pueden mostrar si la afección cambió o si el cáncer recidivó (volvió). Estas pruebas a veces se llaman pruebas de seguimiento o exámenes médicos.

“Tanto para el pronóstico y la supervivencia del cáncer de ovario, es el tratamiento quirúrgico, fundamental para tener éxito.
Estamos para brindarle, el mejor tratamiento y asesoría sobre este tema de salud.”